Estándares de la defensa // Descripción

La Defensoría penal Pública ha determinado que todos quienes presten servicios de defensa penal pública estarán sujetos al cumplimiento de estándares básicos. Estos estándares son una guía para la entrega regular, permanente y continúa de un servicio de calidad. El objetivo es que los defensores penales públicos desempeñen su función de acuerdo con parámetros de actuación que buscan maximizar los derechos e intereses de las personas. Así es como los estándares de defensa serán exigibles a todos los prestadores de defensa penal pública, independiente de la fuente de su contratación, y serán controlados mediante auditorías externas e inspecciones, de conformidad a lo establecido en la Ley N° 19.718.

DE LOS ESTÁNDARES DE DEFENSA TÉCNICA

Estándar general de prestación del servicio de defensa técnica:

El defensor o defensora ejerce la prestación de defensa penal, proporcionando una asesoría jurídica diligente y eficiente, resguardando en todo momento, los derechos y garantías de la persona imputada, desde la primera actuación o gestión dirigida en su contra hasta la completa ejecución de la sentencia, agotando todos los medios accesibles para su defensa técnica.

El defensor o defensora elabora y desarrolla la estrategia de defensa, de acuerdo a la decisión que adopte la persona imputada, informada de manera completa, objetiva y veraz, de los antecedentes del caso y la mejor solución jurídica posible. Además deberá considerar la pertenencia de la persona a algún grupo definido como vulnerable.

El defensor o defensora brinda un trato digno, respetuoso, igualitario y no discriminatorio a la persona imputada. Asimismo, adoptará las medidas necesarias a fin de que los intervinientes y demás personas le otorguen el mismo trato. Finalmente dispensará el debido respeto a quienes participan del proceso penal en sus diversas intervenciones.

El defensor o defensora limitará su actuación, tanto judicial como extrajudicial, al ejercicio de la defensa penal técnica, omitiendo cualquier conducta adicional que pudiere afectar los derechos y garantías de su representado en base a la regulación institucional dictada al efecto.

Estándar de la libertad:

El defensor o defensora velará oportunamente por el cumplimiento de los requisitos legales, constitucionales y aquellos contenidos en instrumentos internacionales pertinentes, respecto de toda forma de privación y restricción de libertad personal.

El defensor o defensora realiza oportunamente las acciones necesarias para que, la persona imputada, no sea sometida a privaciones y restricciones de libertad personal arbitrarias o ilegales, e insta porque estas condiciones no generen la afectación de otros derechos.

Estándar de la prueba:

El defensor o defensora se ocupa que los antecedentes y la prueba de cargo que se invoque o se incorpore durante todas las etapas del proceso, se produzcan y utilicen de acuerdo a la normativa vigente.

El defensor o defensora procura reunir e incorporar oportunamente antecedentes y prueba propia en favor de la persona imputada, para acreditar la teoría del caso de la defensa, desvirtuar la prueba de cargo y en general para resguardar los intereses, derechos y garantías de la persona imputada.

Estándar del plazo razonable:

El defensor o defensora instará porque la persona imputada no sea sometida a una investigación, privación o restricción de libertad, juzgamiento y ejecución más allá del tiempo estrictamente necesario, considerando especialmente la estrategia de defensa, naturaleza y complejidad del asunto, intensidad de las medidas cautelares y la voluntad del imputado, evitando dilaciones injustificadas o indebidas.

El defensor o defensora realiza todas las actuaciones y diligencias oportunamente.

Estándar del recurso:

El defensor o defensora en el ejercicio de la defensa penal, impugna en tiempo y forma las resoluciones judiciales y actos administrativos, de acuerdo a la decisión que adopte la persona imputada, debidamente informada de las alternativas procesales existentes y sus consecuencias, analizando los antecedentes del caso y la mejor solución jurídica posible. El defensor o defensora es responsable de la tramitación de los recursos presentados, ya sean propios o de los demás intervinientes, desde su interposición hasta su fallo

Estándar de la defensa especializada y de personas en situación de vulnerabilidad:

El defensor o defensora vela por la igualdad, no discriminación, el respeto de los derechos y consideraciones especiales que el ordenamiento jurídico nacional e internacional reconoce a las mujeres, adolescentes, indígenas, extranjeros/as, condenados/as privados de libertad, personas con indicios de inimputabilidad por enajenación mental, personas de distintas orientaciones sexuales e identidades de género y aquellos aspectos culturales que sean relevantes para su defensa.

DE LOS ESTÁNDARES DE ATENCIÓN A USUARIOS:

De trato digno e igualitario:

La Defensoría brinda al usuario una atención digna, oportuna, respetuosa y no discriminatoria, acorde a los derechos inherentes a la persona humana, con especial atención a los grupos vulnerables.

De entrega de información:

La Defensoría entrega al usuario información pertinente a través de las personas y canales idóneos, de manera clara y comprensible para el usuario, resguardando siempre la confidencialidad de los datos reservados.

De condiciones de atención:

La Defensoría procurará condiciones para facilitar al usuario el acceso a una atención competente y oportuna, con infraestructura adecuada, medios materiales y tecnológicos apropiados.

De acceso a la retroalimentación:

La Defensoría brinda a los usuarios instancias y medios, para efectuar felicitaciones, reclamos, sugerencias y peticiones en relación a la atención y prestación recibida, entregando una respuesta resolutiva, comprensible y oportuna.

DE LOS ESTÁNDARES DE GESTIÓN.

De condiciones de cobertura

La Defensoría asegura la presencia de un defensor y personal de apoyo necesario, que otorgue una prestación de defensa penal eficiente y oportuna en todos los ámbitos que se requiera.

De la gestión de información y acciones de apoyo a la defensa

La Defensoría se compromete a mantener registros fidedignos, pertinentes y actualizados de las causas, que se encuentren disponibles de manera oportuna y segura, a través de soportes de información.

La Defensoría se compromete a proveer de manera oportuna, eficiente y pertinente las condiciones de gestión y acciones de apoyo para potenciar la prestación de defensa.

De la gestión de control y mejoramiento

La Defensoría asegura el control y evaluación permanente de la prestación de defensa, la gestión de apoyo a la misma, y el mejoramiento continuo del servicio.

Del desarrollo de competencias y especialización

La Defensoría se compromete a fortalecer las competencias de los Defensores Penales Públicos y personal de apoyo a la defensa, a través de una formación y perfeccionamiento continuos en las materias de Defensa general o de especialización que exija cada causa.

  • subir
  • imprimir
  • volver