Estándares de la defensa

Los estándares de defensa penal pública son normas cuyo objetivo es que los defensores penales públicos desempeñen su función de acuerdo con parámetros de actuación que buscan maximizar los derechos e intereses de los beneficiarios del servicio, proporcionando una asesoría jurídica de alta calidad.

La nueva regulación de los estándares -publicados el 11 de diciembre de 2010 en el Diario Oficial- se caracteriza por clasificarlos en tres grandes grupos: por una parte, aquellos que dicen relación con la competencia profesional de los defensores. Por otra, los que se refieren a la relación entre el defensor y su cliente y, por último, el estándar que regula la correcta y adecuada gestión administrativa de las causas.

Destaca dentro de esta nueva normativa la creación de la defensa especializada de adolescentes, que regula las obligaciones que deben cumplir los defensores de acuerdo con los requisitos y exigencias que se imponen por la legislación específica en esta materia, tanto en el desarrollo de la investigación y el juicio como en la etapa de ejecución de la sentencia.

Los estándares, sus objetivos y metas, deberán ser cumplidos por todos los defensores locales, licitados o contratados.

Estándares de la competencia profesional del abogado en las actividades de defensa        

Estándar de la defensa: el defensor o defensora resguarda en todo momento los intereses de imputadas e imputados, desde el inicio del procedimiento dirigido en su contra hasta su completa terminación, proporcionando una asesoría jurídica técnico penal adecuada, relativa al caso.

  • El defensor o defensora estructura la labor de defensa en conformidad con la voluntad y decisión que adopta el imputado o imputada. 
  • El defensor o defensora es diligente en la defensa de imputadas e imputados. 
  • La imputada y el imputado no deben estar sometidos a una investigación más allá del tiempo estrictamente necesario. 
  • Todas las actuaciones que deba realizar el defensor o defensora son preparadas adecuadamente por éstos.

Estándar de la libertad: el defensor o defensora realiza las actividades necesarias para que las imputadas y los imputados no sean sometidos a restricciones de libertad arbitrarias ni ilegales.

  • El defensor o defensora verifica que la detención se haya efectuado conforme a derecho. 
  • El defensor o defensora verifica que las medidas cautelares sean impuestas y ejecutadas conforme a derecho. 
  • El defensor o defensora se ocupa que la condena se imponga y ejecute de acuerdo a la ley. 
  • El defensor o defensora de un adolescente vela, además, porque la privación de libertad se aplique como medida de último recurso, durante el período más breve que proceda y con los resguardos especiales que señala la ley.

Estándar de la prueba: el defensor o defensora se ocupa que la prueba se produzca resguardando los intereses, derechos y garantías de la imputada y de imputado.

  • El defensor o defensora procura reunir prueba propia a favor de su representado. 
  • El defensor o defensora se ocupa que la prueba de cargo sea legítima en su obtención y correcta en su utilización durante todas las etapas del proceso. 
  • El defensor o defensora verifica los presupuestos de una correcta audiencia de preparación de juicio oral. 
  • El defensor o defensora prepara adecuadamente la prueba a rendir en el juicio oral y vela por su correcta incorporación en éste. 

Estándar de los recursos: en los recursos, el defensor o defensora asesora técnicamente, respeta la voluntad de la imputada e imputado y protege sus derechos, garantías e intereses.

  • El defensor o defensora recurre de las resoluciones judiciales cada vez que sea procedente, según criterio técnico, y acorde con la voluntad e intereses de la imputada y el imputado. 
  • El defensor o defensora está atento a la interposición y tramitación de los recursos de los demás intervinientes.

Estándar de la defensa especializada de adolescentes: el defensor o defensora ejerce la defensa penal pública de un adolescente de acuerdo con los conocimientos, coordinaciones y destrezas especiales que exige la Ley, en materia de defensa penal de adolescentes.

  • El defensor o defensora invoca en sus argumentaciones la normativa nacional e internacional, la doctrina y la jurisprudencia relativa a los adolescentes, así como otros conocimientos propios de la defensa de adolescentes infractores de ley, que sean pertinentes al caso. 
  • El defensor o defensoras conoce la oferta y características de las distintas salidas alternativas y sanciones penales de adolescentes, procurando que se aplique la que mejor favorezca el interés manifestado por el imputado o imputada adolescente. 
  • El defensor o defensora se coordina con los profesionales de apoyo a la gestión de la defensa de adolescentes con que cuenta la institución u otros organismos relacionados, para otorgar defensa de calidad a sus representados.

Estándar de la defensa de adolescentes condenados: El defensor o defensora, designado para estos efectos por la Defensoría, presta defensa al adolescente durante la ejecución de la sanción penal impuesta.

  • El defensor o defensora protege los derechos del o la adolescente condenado y vela por la legalidad de la ejecución. 
  • El defensor o defensora es diligente en la solicitud de sustitución y de remisión de condenas, según los intereses y voluntad del adolescente.
Estándares relativos a la relación del defensor con el cliente

Estándar de la información: el defensor o defensora siempre mantendrá informado al imputado o imputada del estado del proceso, la estrategia de defensa y de los derechos y deberes que le asisten mientras esté sujeto a persecución penal, para lo cual procurará entrevistarse con su cliente.

  • El defensor o defensora mantiene informado al imputado o imputada del estado del proceso, de la investigación y las eventuales consecuencias jurídicas y fácticas de la persecución penal iniciada en su contra, así como de la estrategia de defensa. 
  • El defensor o defensora mantiene informado al imputado o imputada de sus derechos y obligaciones dentro del proceso penal. 
  • El defensor o defensora se entrevista con el imputado o imputada o su familia desde que la causa se le asigna. 
  • El defensor o defensora da a conocer con claridad al imputado o imputada la formulación de cargos que se atribuyen en su contra y sus posibles consecuencias en las diversas etapas procesales.

Estándar de la dignidad del imputado e imputada: el defensor o defensora debe brindar un trato digno y respetuoso al imputado o imputada y a sus familiares y procura que los demás intervinientes otorguen a su defendido el mismo buen trato, en todas las etapas del proceso.

  • El defensor o defensora brinda siempre un trato cortés y respetuoso al imputado o imputada y la familia de los mismos. 
  • El defensor o defensora procura que los demás intervinientes del proceso brinden un trato cortés y respetuoso al imputado o imputada en todas las etapas del proceso. 
Estándar relativo a la gestión administrativa de las causas

Estándar de la gestión del defensor: el defensor o defensora es eficiente en la gestión de la defensa penal pública.

  • El defensor o defensora mantiene completa la carpeta del caso que no es terminado en la primera audiencia. 
  • El defensor o defensora se ocupa que el sistema informático de la Defensoría Penal Pública refleje fiel y oportunamente todos los eventos que se verifican en la causa, así como los datos de imputados e imputadas, la naturaleza, estado y características de las investigaciones y su término. 
  • El defensor o defensora cumple con los protocolos de delegación de gestiones o audiencias de causas en trámite, de traspaso, derivación y entrega de causas terminadas y cualquier otro instructivo que dicte el Defensor o Defensora Nacional. 

Los estándares de defensa serán exigibles a todos los prestadores de defensa penal pública, independiente de la fuente de su contratación, y serán controlados mediante auditorías externas e inspecciones, de conformidad a lo establecido en la Ley N° 19.718 y el Decreto Supremo N° 495/2002, del Ministerio de Justicia.

  • subir
  • imprimir
  • volver

DPP - Av. Bernardo O'Higgins 1449 Pisos 5 y 8, Santiago - Cód. Postal: 8340518 - Fono: +562 24396800 - Fax: +562 24396890

Desarrollo: Cybercenter